Dos mujeres, en compañía de dos menores, eludieron los controles policiales y atravesaron la zona de competencia donde se disputaba el Super Especial de Potrero de los Funes. También lo hizo una camioneta y una ambulancia.

La primera etapa del Rally de San Luis, al igual que en la segunda, culminaba con un Super Especial en el sector conocido como boxes del Circuito Internacional de Potrero de los Funes. Un recorrido cercano a los 2 kms. que comenzaba en el extremo norte, zona del puente, y que llegaba hasta el extremo sur saliendo por «calle de boxes» para retomar por recta principal y cruzar la meta. Este sector, por momentos, fue crítico.

Cuando todo espectador llegaba a la localidad turística por Quebrada de los Cóndores se topaba con un control policial que no permitía el acceso al circuito hacia la izquierda (trepada) y además, la Policía instaló un vallado con un oficial a escasos 100 metros del sector en cuestión.

Primero fue el turno de los autos que participaron del Provincial y ellos casi se topan con una camioneta de importante dimensiones, color blanca con vidrios polarizados que fue detenida por fotógrafos y espectadores que estaban en el lugar.

Luego fue el turno del Nacional con el clásico intervalo de un móvil policial, conducido por una de sus máximas autoridades corriendo su rally sin importar algún daño que se le pueda realizar a la unidad, y los clásicos «autos 00 y 0» que anuncian el arribo del puntero de la carrera.

Precisamente este último fue quien advirtió que dos jóvenes, acompañadas por dos menores de edad (Foto) caminaban sin ningún problema por la recta principal a pocos segundos de que Miguel Baldoni pasara por el lugar. Otra vez los controles policiales fallaron. Casi una tragedia.

Pero esto no termina aquí. Una ambulancia del SEMPRO y el oficial que estaba en el control, pensaron que la jornada había concluido. La unidad sanitaria se disponía a ingresar a boxes (sentido contrario a la carrera) pero los espectadores otra vez hicieron el rol de brindar seguridad. Rápidamente el chofer aplicó reversa pero no puedo escapar. El piloto no solo eludió carteles publicitarios y paredes de concreto, sino que también tuvo que escuchar a su navegante decir: «Derecha, primera de menos después de Ambulancia».


Nota y Foto: Gustavo Falduti

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here