El Tanito fue paciente en los primeros giros, heredó la punta de la competencia nocturna en el Callejero de Santa Fe ante los abandonos de Canapino y Chapur. Ardusso y Rossi completaron el podio. Merlo abandonó.

Leonel Pernía tiene calle. No sólo porque se convirtió en el piloto más ganador en el Callejero de Santa Fe con cuatro victorias, sino porque no se desesperó en ningún momento de la carrera nocturna, por la octava fecha de la temporada de Súper TC2000, y alcanzó el éxito con el Renault Fluence.

En la partida, Agustín Canapino (Chevrolet Cruze) se escapó adelante, Pernía lo siguió y Facundo Chapur (Citroën C4 Lounge) superó a Facundo Ardusso (Renault Fluence) en el frenaje de la chicana. Néstor Girolami (Peugeot 408) se colocó quinto.

En la segunda vuelta, Chapur volvió a dar la nota al dar cuenta de Pernía en el frenaje de la Horquilla y de a poco se fue acercando a Canapino. En el giro siguiente, en el mismo sector, Matías Rossi (Toyota Corolla) se tiró por adentro y dejó atrás a Emiliano Spataro (Renault Fluence) para ubicarse en la sexta colocación.

Y en la quinta ronda se definió la competencia, porque en el mismo frenaje donde se produjeron los sobrepasos, Chapur se le tiró a Canapino, ambas máquinas salieron rozándose y en la siguiente variante, el arrecifeño siguió de largo en la vía de escape, por lo que el Potro tomó el liderazgo.

Pero en el roce con Canapino, el Citroën quedó herido en un neumático y, en la vuelta diez, se rompió el piso al golpear con un piano, el cordobés perdió el control del coche y se pegó contra las vallas de contención, sin consecuencias para el piloto. De esta manera, el Auto de seguridad tuvo que ingresar para retirar al C4 Lounge, el liderazgo quedó para Pernía, con Ardusso como escolta y Girolami detrás.

En el relanzamiento, Pernía le pudo hacer una diferencia a Ardusso y éste a Girolami. Detrás se ubicaron Rossi y Bernardo Llaver (Chevrolet Cruze). Pero unos metros más adelante, Ardusso alcanzó a Pernía y le dio pelea, yendo al roce en un par de oportunidades, aunque el Tanito se mantuvo al frente.

Atrás tampoco se daban tregua, porque en el frenaje de la Horquilla, Rossi estiró ante Girolami, los autos se aplaudieron y el Granadero quedó en el tercer puesto, Llaver lo siguió y el Bebu quedó quinto.


Fuente: Campeones  Foto: Prensa SCT2000