Las malas condiciones climáticas y la pésima organización por parte de la Federación Paraguaya, obligó a que la Argentina, con “Sanyo” y “Maxi”, se ponga de acuerdo con España y dejan desierta la Copa del Mundo en Caballeros.

El Mundial Absoluto de Padel llegó a su fin y de la manera más insólita y desastrosa.

Argentina y España, en ambas ramas, accedieron a la Final y las malas condiciones climáticas obligaron a que los cruces se trasladaran a un escenario cubierto A PUERTAS CERRADAS. Una locura por donde se lo mire.

Las Damas salieron a pista y España se alzó con el título por 2-0 ante la Argentina.

Los Caballeros, en tanto, no jugaron. De común acuerdo, ambos planteles, Asociaciones y Federaciones argentinas y españolas, decidieron no jugar y que no haya un campeón.

La Federacion Española dio un comunicado y uno de sus párrafos dice:  “Los jugadores de ambas selecciones decidieron hacer una plantada, llegando al acuerdo de no jugar, las razones fundamentales de la decisión fueron las malas condiciones de la pista central donde se iba a disputar la final, con cristales que se movían, césped donde la bola apenas botaba, un riesgo para la seguridad de los jugadores. La organización decidió en el último momento y de forma precipitada cambiar de sede pero las condiciones no mejoraron, lo que motivó la decisión final de los jugadores”.

La Federación Paraguaya solicitó que los cruces de la Final se trasladaran para hoy domingo o para mañana lunes pero, ambas delegaciones ya tenían sus tíckets aéreos contratados porque sus jugadores deben disputar el Master de Buenos Aires (WPT).

Ahora queda en manos de la Federación Internacional (FIP) decidir si la Final debe jugarse o si quedará desierta.


Nota: Redacción