La Superfinal entre River Plate y Boca Juniors por Copa Libertadores insólitamente se jugará en el Santiago Bernabéu.

El Tribuna de Disciplina de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) desestimó el pedido del Xeneize de descalificar a River.

Luego de un sin fin de idas y vueltas, reclamos, descargos e informaciones cruzadas, el Tribunal de Disciplina de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF-Conmebol) resolvió que la revancha de la Superfinal de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se disputará, pese al pedido del Xeneize de ser proclamado campeón tras la agresión que sufrió su plantel.

La definición del título entre los dos equipos más importantes de Argentina se jugará en Madrid el domingo 9 a las 16:30 (hora argentina), según dejaron trascender desde Conmebol.

De acuerdo a fuentes del organismo que rige los destinos del fútbol sudamericano, en las últimas horas hubo una comunicación directa entre el presidente Alejandro Domínguez y su par del Real Madrid, Florentino Pérez.

Luego de que quedara descartada la chance de Doha, no por motivos econónimicos, sino porque la Conmebol y los clubes no querían un viaje tan largo, tomó fuerzas que el estadio, que tiene capacidad para 81.000 espectadores, reciba al partido donde se conocerá el campeón de la Libertadores.


Fuente: NA