Son las integrantes del equipo olímpico nacional y el reclamo a la Federación es por desigualdad de género. Las cinco maestras evidencia las diferencias económicas y de trato con el equipo masculino.

Las denuncias sobre la desigualdad que existe entre equipos masculinos y femeninos continúa dando que hablar. Claro que siempre resuenan más los casos que tienen que ver con deportes masivos como el caso del fútbol. Sin embargo, como la desigualdad de género no es exclusiva de un deporte en particular, ahora se dio a conocer un nuevo caso en el ajedrez.

Cinco mujeres que integran el Equipo Olímpico Argentino, agrupadas bajo el nombre Damas Olímpicas (NdR: así decidieron nombrarse hace más de un año), hicieron pública hace una semana una denuncia en la que afirman recibir un trato muy diferente de parte de la Federación Argentina de Ajedrez (Fada), por el simple hecho de ser mujer.

Las situaciones en las que notaron “cierto trato discriminatorio por parte de las autoridades” comenzaron antes de que viajen para participar de las Olimpiadas de Batumi, la edición número 43 del torneo organizado por la Federación Internacional.

En el comunicado que emitieron a través de su cuenta de Facebook, las Damas Olímpicas enumeran distintas situaciones que tuvieron que atravesar en la previa de la competición e incluso una vez iniciado el torneo en Georgia, a dónde terminaron llegando con sus propios recursos.

Las Damas Olímpicas realizaron sorteos y rifas para poder viajar a competir en las Olimpíadas.

En primer lugar plantearon que, a diferencia del equipo masculino, no fueron consultadas sobre quién iba a ser el entrenador en las olimpíadas. Y luego denuncian la falta de viáticos para poder ir. Desde Fada y vía mail, les respondieron que los cambios se debían a un repentino aumento en los pasajes.

Ante esta negativa, Carolina Luján, Claudia Amura, María Florencia Fernández, Ayelén Martínez y Marisa Zuriel, las Damas Olímpicas, decidieron conseguir sus propios recursos para poder costear los pasajes y la estadía. Organizaron un sorteo y actividades de promoción que además les permitió amortiguar los gastos de entrenamiento y preparación para Batumi.

Una vez allá, listas para empezar a competir, estas “maestras del ajedrez” tuvieron que enfrentarse a una nueva muestra de desigualdad con respecto al equipo de hombres: la camiseta oficial de la Federación no era la misma para ellas que para ellos. La diferencia tenía que ver con lo económico. Los sponsors que habían buscado no eran iguales para unos y otros.

La de ambos tenía los logos de Signia, el Comité Olímpico Argentino (COA) y la Federación de ajedrez. La diferencia estaba en la espalda. Ellos tenían seis sponsors (incluidas empresas privadas) y ellas solo dos. La de la Liga Nacional de Ajedrez (LNA), “que no sabemos qué aportó”, y la Organización Duchamp “que lleva años apoyando incondicionalmente el desarrollo del ajedrez femenino”. Así quedó demostrado que la Federación realizó los trámites para conseguirle los viáticos al equipo masculino, pero no lo hizo por el femenino.

Ya con el torneo finalizado en octubre pasado, las Damas decidieron enviar por escrito vía correo electrónico estas consultas y solicitaron una reunión con las autoridades de la Federación. Pasaron muchos meses y aún no tuvieron respuestas. Y en todo este tiempo que lleva trascurrido, en los que predominó el silencio por parte de la dirigencia, recientemente se enteraron que la Fada organizó un almuerzo al que sólo asistió el equipo masculino.

“Se realizó en las instalaciones de la Fundación Navarro Viola (uno de los auspiciantes del equipo de los chicos). En el mismo entregaron indumentaria oficial que la Secretaría de Deportes de la Nación (SDN) otorgó a los Deportistas Becados (al día de hoy aún no la recibimos), repasaron anécdotas de las Olimpiadas y conversaron sobre futuros proyectos en común”, explicaron en el comunicado.

A ellas no las invitaron. “Pareciera que para los dirigentes de la Fada no integramos el Equipo Olímpico Argentino, aun siendo becadas no merecemos la indumentaria oficial de la SDN y por supuesto, no importa lo que pensemos sobre el futuro del ajedrez argentino”, afirmaron.

“La fuerza que hoy tenemos surge de la unión, de saber que no estamos solas y de un profundo deseo de salir adelante, de mejorar y de que las chicas que vienen no tengan que pasar por esto”, finaliza el comunicado.

Judith Butler, filósofa y exponente histórica del feminismo escribió: “Cualquiera que sea la libertad por la que luchamos, debe ser una libertad basada en la igualdad”. A eso apuntan las Damas Olímpicas para terminar de una vez por todas con la perpetuación de las desigualdades a las que se vienen enfrentando a diario desde hace mucho tiempo.


Fuente: El Cuidadano