La candidatura sudamericana, que comenzó sólo con Argentina y Uruguay, podría contar ahora con cinco países del continente. Evo Morales ya envió la petición oficial a los demás jefes de estado del bloque sudamericano para sumarse a la candidatura. La propuesta será evaluada.

La candidatura para organizar el Mundial 2030 que comenzó siendo doble, luego pasó a ser triple y se terminó convirtiendo en cuádruple podría terminar siendo quíntuple. Y es que Bolivia envió un pedido para unirse a Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile en el bloque que se postula por Sudamerica para ser sede de la Copa del Mundo de 2030.

Una semana después de la adhesión de los chilenos, el ministro de Deportes boliviano, Tito Monãno, participó este miércoles, de encuentro con los demás países postulantes y manifestó su deseo de ser sede. Según el coordinador de la candidatura, Fernando Marín, la participación boliviana será evaluada.

«Bolivia expresó su deseo de participar. Escuchamos a su ministro de Deportes y tuvimos una conversación muy buena, pero la instancia de la decisión es de los jefes de estado. Seguramente el presidente de Bolivia (Evo Morales) llevará esto a los presidentes respectivos que componen la postulación», declaró Marín, tras la reunión, que tuvo lugar en Punta del Este, Uruguay.

De acuerdo con Fernando Marín, el presidente boliviano, Evo Morales, ya envió el pedido oficial a los demás jefes de estado de Argentina (Mauricio Macri), Uruguay (Tabaré Vázquez), Paraguay (Mario Abdo Benítez) y Chile (Sebastián Piñera).

Además de los países suramericanos, el Reino Unido y un bloque conformado por Bulgaria, Serbia, Grecia y Rumanía también luchan por quedarse con la organización del máximo evento futbolístico.