Miguel Baldoni celebró en su tierra con el Agile del Tango y escaló hasta lo más alto del campeonato al superar a su compañero Ligato. “Sabemos que estamos compitiendo con el piloto a vencer en los últimos años”, destacó.

Ya parece una costumbre para él, aunque cada victoria tiene un sabor especial. Miguel Baldoni demostró nuevamente que correr en su tierra le sienta bien y consiguió adueñarse del Rally de San Luis 2019 (octavo capítulo de la temporada del Rally Argentino) cuando todo pintaba complicado tras el retraso sufrido el sábado.

Sin embargo, el puntano nunca bajó los brazos, aprovechó los sobresaltos que vivió Marcos Ligato el domingo y finalmente se quedó con el festejo tras la penalización que recibió su compañero terminada la prueba y así escaló a la cima del torneo.

“Vivimos un fin de semana soñado, con una gran carrera, durísima. Se dio una competencia muy rápida con mi compañero Ligato que es con quien peleo el campeonato. Es lindo triunfar de local. Para un piloto, ganar en su casa es la mayor satisfacción. Yo no me puedo quejar porque de nueve carreras que corrí en San Luis gané siete” manifestó Miguel.

Con respecto a la temporada, el putano comentó: «Venimos haciendo un año increíble, con muchos podios. La peor posición fue un cuarto puesto, así que tengo que agradecerle al equipo, a toda la estructura del Tango Rally Team; primeramente por la confianza que tuvieron para que pueda correr con ellos y después por el auto que me han dado y que me permite pelear por el título con Ligato, quien es el referente y el piloto a batir”.

Sobre lo vivido durante el 25° Rally de San Luis celebrado en San Martín, Baldoni analizó que «Arrancamos viernes y sábado ganando, pero en el cuarto tramo rompimos un neumático y perdimos diez segundos. Después ganamos el siguiente y cuando lo teníamos a Ligato a poco más de un segundo se nos rompió el turbo y perdimos más de un minuto; un tiempo importante. El domingo nos quedaba seguir a fondo, apretar tramo a tramo. Ejercimos la máxima presión y veníamos ganando la etapa hasta que él rompió tres neumáticos y se quedó sin auxilio, así que antes de largar el último sabíamos que iba a ser penalizado. Nosotros llegamos con la caja rota, con el motor prendiéndose fuego, pero sabíamos que había que terminar como sea. La completamos de casualidad, con el último aliento y con esa cuota de suerte que a veces hay que tener para ganar una carrera e incluso pelear un campeonato”.

Dos fechas le restan a la temporada. Del 8 al 10 de noviembre llegará el Rally de Entre Ríos mientras que, del 6 al 8 de diciembre, se disputará el Gran Premio Coronación que aún no tiene escenario confirmado aunque Córdoba sería la tierra elegida.

Baldoni es líder con una diferencia de 14 puntos reales sobre Ligato. «Igual queda mucho en juego. Hemos marcado una diferencia con nuestro equipo y capaz la definición sea entre Ligato y yo. Hay que seguir a fondo, entrenando, trabajando en el auto. Se vienen dos carreras muy difíciles y diferentes. Habrá que correr mucho con la cabeza. Sabemos que estamos compitiendo con el piloto a vencer en los últimos años”.


Nota: Prensa RA