Después de muchas idas y vueltas, River Plate y Flamengo se verán las caras en la capital peruana.

La reunión de urgencia entre las autoridades de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y los presidentes de River Plate y Flamengo -finalistas de la Copa Libertadores de América- dio como resultado el traslado de la final única a Lima, Perú, el 23 de noviembre, después de descartarse a Santiago de Chile por los incesantes conflictos sociales y políticos que atraviesa el vecino país.

 

El partido comenzará a las 15 de Perú (17 de Argentina). Será en el Estadio Monumental de Lima, escenario que cuenta con capacidad para 80 mil espectadores y que le ganó la pulseada a otros como el Centenario de Montevideo, el Defensores del Chaco de Asunción y el Atanasio Girardot de Medellín.


Nota: Redacción