La pandemia del Covid19 obligó a que el mundo se paralice. Aquí te contamos en que otras oportunidades sucedió lo mismo a lo largo de la historia.

No hacer la actividad física que tanto se quiere o se necesita es complicado. También lo es para los amantes del deporte, esos que van a la cancha, que siguen al equipo de sus amores a todos lados y también para todos los que vemos, en alta definición, las principales disciplinas por todo el mundo.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el deporte se paraliza. Aquí te contamos algunas otras ocasiones.

Los Juegos Olímpicos sufrieron dos pausas. Una de 8 y otra de 12 años producto de la Primera y Segunda Guerra Mundial, respectivamente.

Los pactados Juegos de Berlín (1914), Helsinski (1940) y Londres (1944) fueron los cancelados.

El fútbol también sufrió cancelaciones y por el mismo motivo. Fueron las Copa del Mundo de 1942 y 1946 pactadas en Alemania y Brasil, país que se encargó, cuatro años más tarde, en reanudar el certamen.

Sin embargo, muchas ligas continuaron con su normal desarrollo, sobretodo aquellas alejadas de la zona de conflicto. Pero, la inglesa, mantuvo su andar en medio de la Primera Guerra hasta que debió suspender sus actividades porque varios de sus jugadores fueron enviados a luchar.

Las enfermedades también fueron causa de suspensiones. La más antigua fue en 1918, la denominada Gripe Española, una enfermedad similar al Covid-19 pero más fuerte ya que atacaba a niños y jóvenes.

Mató a más de 20 millones de personas y llegó a Sudamérica por Brasil con inmigrantes africanos. Esto obligó a suspender la segunda edición de la Copa América que, tras su evento inaugural en Uruguay, se iba a jugar en el territorio carioca.

Más cerca en el tiempo, entre el 2003 y el 2006 el mundo sufría la epidemia de Gripe Aviar y en el 2009 a la Influenza H1N1 con epicentro en América del Norte donde se cancelaron varios eventos como la Copa Stanley de hockey sobre hielo y el retiro de los equipos aztecas de certámenes internacionales.


Nota: Redacción