Como era esperable, ninguna competición del fútbol argentino se retomará el 31 de marzo debido al coronavirus. AFA y Súperliga  le cederán al Ejecutivo la decisión de cuándo puede volver a haber actividad en las canchas.

Como se esperaba desde el día en que se anunció el aislamiento social preventivo y obligatorio, el fútbol argentino no va a regresar el 31 de marzo.

De hecho, según indica el sitio web Doble Amarilla, desde la dirigencia de AFA y Superliga harán un guiño a las declaraciones del Presidente Alberto Fernández («el fútbol puede esperar») y dejarán que el Ejecutivo decida cuándo puede volver a rodar la pelota.

Habiendo pasado cinco días de la cuarentena total y obligatoria, ya está prácticamente descartado que finalice el próximo 31 de marzo como quedó estipulado en el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 297/2020.

Todo indica que el aislamiento continuará hasta el lunes 6 de abril y que, además, podría estirarse hasta final de Semana Santa, es decir, hasta el viernes 13 de abril. Luego, se analizará la situación y se verá si vuelve a extenderse, al que para los especialistas resulta muy probable.

Frente a esa realidad, la dirigencia del fútbol argentino maneja dos escenarios posibles; el más optimista indica que la pelota puede volver a rodar a mediados de mayo, mientras que el más crudo (y por las estimaciones de los especialistas, quizá el más realista) marca que el fútbol puede volver recién pasado el mes de julio.

Ante este panorama, los clubes ya empiezan a hacer cuentas respecto al impacto económico que puede generar el parate prolongado. Hasta el momento sólo hay charlas informales, pero en las próximas semanas podrían empezar a fijar una posición general principalmente a la posibilidad de no poder hacer frente a los salarios de los jugadores.

La TV garantizó el pago de la cuota en abril. «Hoy no vemos un panorama de no abonar lo correspondiente por el derecho de TV durante el parate», dijo una fuente de una de las cadenas que explotan esos derechos. Igual los clubes prevén una baja en los ingresos por ticketing y temen que empiece a crecer la morosidad o la desuscripción de los socios. Ante este panorama, el fútbol está muy atento a las iniciativas que se toman en Italia, Alemania, España y hasta Uruguay que apunta a poner a sus jugadores dentro del programa de «seguro de paro» propuesto por el gobierno oriental.

En AFA esperan la decisión del Gobierno para evaluar los pasos a seguir. «Cada decisión tiene que ser coordinada con el Gobierno y principalmente con el ministerio de Trabajo. Se va a actuar en su debido momento. Hoy el Gobierno tienen prioridades mucho más urgente que atender las necesidades del fútbol», comentó en off uno de los miembros de la mesa de diálogo con el Ejecutivo.


Fuente: Doble Amarilla