Fue un 2 de abril de 1915 en Ojo del Río. El «padre» del automovilismo puntano aún es recordado por todos, sobre todo, el histórico triunfo en el Gran Premio de TC en 1952 con Ford.

En Ojo del Río, un paraje cercano a Santo Rosa del Conlara, en el Departamento de Junín, nació Rosendo Hernandez fruto de la unión entre Rosendo y Ana Lopez Galvez.

Por los puntanos es recordado por ser el más grande piloto del automovilismo provincial consiguiendo, entre otros resultados, el histórico triunfo en el Gran Premio «La Lealtad» de 1952 en Turismo Carretera.

Fue a bordo de un Ford Sedan de serie, adquirido por un aporte del Gobierno de la Provincia y de los vecinos, que tras haber sido restaurado y abandonado por un tiempo, hoy está en Villa Mercedes.

Rosendo, que supo disputar la histórica Buenos Aires-Caracá, se quedó con el Gran Premio de La Lealtad en 1952, una carrera que constó de tres etapas (Buenos Aires-Mendoza; Mendoza-Catamarca y Catamarca-Buenos Aires) con Juan Galvez como escolta.


Nota: Redacción