Según expresó la Federación Holandesa de Fútbol: «La junta de fútbol profesional tiene la intención de no seguir jugando la competición».

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, confirmó que todos los eventos de ocio y deportivos estarán prohibidos hasta el próximo 1° de septiembre, una medida que obliga a la Eredivisie, la primera división de ese país, a decidir si da por finalizada la temporada proclamando campeón al Ajax o si se declara desierto el campeonato.

Si bien el pasado 7 de abril, la Eredivisie y la Keuken Kampioen Divisie, la segunda división del fútbol holandés, fijaban el 19 de junio como fecha para el regreso de ambas competiciones, esto no se podrá cumplir.

Rutte advirtió que «primero está la salud pública y luego, el resto» mientras que manifestó: «Es duro, pero es así, no podemos arriesgarnos. Tenemos que hacer ese sacrificio y espero que la gente lo haga».


Fuente: NA