Se trata del windsurf y el parapente quienes ya han presentado los protocolos correspondientes. Las autoridades federativas aseguran que ambos se practican de manera individual y sin público.

Sabiendo que San Luis le está ganando a la pandemia del Covid-19, todos los rubros necesitan y evalúan regresar a sus actividades.

El deporte es un de ellos y casi todas las asociaciones y federaciones ya han presentado una serie de protocolos.

Hoy se conoció el caso del windsurf y del parapente, deportes claramente individuales y que presentarían problema alguno para volver a la actividad.

La ASW (Asociación Sanluiseña de Windsurf) presentó un protocolo que aplica solo a deportistas, excluyendo familiares, amigos o acompañantes con prácticas solo en el Complejo El Pinar de La Florida.

El protocolo estipula que, una vez que el deportista llegue al complejo, «deberá proceder al armado del equipo lo que requiere una distancia mínima de 15 metros radiales para que dicha tarea se realice con comodidad».

Durante la navegación «los deportistas respetarán en todo momento el distanciamiento social establecido», norma que ya figura en el del reglamento del deporte.

El protocolo, que lleva la firma de Ramón Correa, presidente de la AAW, señala que al finalizar la práctica «cada deportista procederá de manera autónoma al desarme y guardado de equipos para retornar a su domicilio sin parada intermedia».

La AAW asegura que, solo estarán habilitados a la práctica aquellos deportistas que completen una Declaración Jurada donde afirman no haber tenido los síntomas del Covid 19 en los últimos 15 días, ni convivir con una persona en esa situación aclarando que no se organizarán campeonatos ni cualquier otro tipo de eventos que requieran conglomeración de personas hasta que se reanude, por lo menos, la actividad escolar.

Protocolo Windsurf AQUI

El Club El Nido de Merlo, la Asociación de Parapentes de Carpintería (APC) y la Asociación de Pilotos de Vuelo Libre con sede en La Punta, también buscan regresar a la actividad.

Es obvio que el vuelo libre en parapente no presupone concentración de deportistas en un solo sitio ya que su actividad se realiza al aire libre.

El protocolo presentado estipula que se podrá asistir a los puntos de despegue según la terminación del DNI, como estipula la normativa provincial, que se deberá utilizar tapaboca.

Para el armado de su equipo de vuelo, «cada piloto necesita un espacio de unos 50m2 y necesariamente, se produce una distancia durante ese procedimiento, de unos 7 a 10 mts entre pilotos».

El protocolo aclara que «Los aterrizajes con que cuentan los clubes son de varias hectáreas con posibilidad de estacionamiento y circulación de personas. Por lo tanto consideramos que está ampliamente cubierta la necesidad de espacio. No obstante, se exigirá mantener la distancia de no menos de 2 metros entre personas, evitar contacto físico, mantener tapaboca colocado y sanitizarse las manos hasta el momento en que el piloto se sube a su vehículo para volver a casa».

La nota aclara que el Protocolo fue creado según las normativas generales emanadas por la FAVL (Federación Argentina de Vuelo
Libre) y que se realizaron en base a experiencias obtenidas en otros países, recolectadas por la FAI (Federación Aeronáutica Internacional)

Protocolo Parapente AQUI


Nota: Redacción