La máxima categoría vuelve a estar bajo la órbita de AFA y con la presidencia de Tinelli. Se confirmaron sus autoridades.

Ayer martes se confirmó la creación de la Liga Profesional del Fútbol Argentino (LPFA). Fue tras la Asamblea de AFA en la que entre otros puntos, se reeligió a Claudio Tapia como mandamás de ‘la Casa’.

Tal como se sabía, el presidente de la nueva Liga será Marcelo Tinelli (San Lorenzo). Los Vicepresidentes, serán tres: Cristian Malaspina (Argentinos Juniors), Hernán Arboleya (Lanús) y Mario Leito (Atlético Tucumán).

 

A su vez, habrá un Consejo Directivo, compuesto por Rodolfo D’Onofrio (River Plate), Jorge Ameal (Boca Juniors), Hugo Moyano (Independiente) y Víctor Blanco (Racing). El Secretario será Sergio Rapisarda (Vélez Sarsfield) y el Prosecretario Gabriel Pellegrino (Gimnasia La Plata). Por su parte, el Director General será Eduardo Spinosa, ex presidente de Banfield, quien fue designado en el cargo que ejercerá ad honorem; de estrecho vínculo con Tinelli y Tapia, Spinosa estará en el día a día de la nueva Liga y articulará la relación y el trabajo conjunto con todos los clubes. Habrá vocalías para el resto de los clubes y bajo cada una de ellas, una dirección o sector que deberán administrar y llevar adelante en la nueva estructura.

 

El nacimiento de la Liga Profesional del Fútbol Argentino (LPFA) marca un punto de inflexión en la historia del fútbol argentino porque es el regreso de la Primera División a la órbita de AFA luego de los tres años de Superliga. Esta nueva era se abre camino en buena sintonía con el Gobierno Nacional aunque en un contexto de pandemia del coronavirus y sin la pelota en acción como primer gran desafío.

Luego de la creación de la Superliga en 2017 en un contexto de macrismo y un intención de escindir la Primera División de la entidad madre del fútbol argentino (AFA), la Asamblea de este martes abre un nuevo camino que tendrá a Marcelo Tinelli al frente de esta flamante Liga Profesional de Fútbol, en un puesto que en la Superliga pasada le correspondió a Mariano Elizondo.

La falta de cintura política que se le reclamó a Elizondo durante su gestión y la nula sintonía con la conducción de la AFA son dos puntos que la nueva conducción de la Liga deberá atender. Su canal de diálogo abierto con el Gobierno Nacional sumado al trabajo coordinado con la conducción de AFA permite que el segundo punto tenga un camino allanado. Con respecto a la falta de cintura política y la necesidad de tener un dirigente al frente de la Liga, este comienzo marca un consenso mayoritario y habrá que ver cómo se hace camino al andar.

El próximo paso de la nueva Liga será convocar a un Comité Ejecutivo que ponga fecha para una Asamblea que redacte el nuevo estatuto de la LPFA. Desde esta misma tarde, tras la Asamblea de AFA todas las redes tomarán su nueva denominación, como así también las oficinas de Puerto Madero, donde seguirá funcionando este nuevo ente pero con una comunicación mucho más fluida con Viamonte.


Fuente: Doble Amarilla