Un 10 de junio del 2001 el equipo del «Turco Julio» vencía a Guillermo Brown de Puerto Madryn y se aseguraba el título del Argentino B y el ascenso.

Un día como hoy, hace 19 años, Juventud Unida Universitario lograba el objetivo pactado, ascendía al Argentino A.

En la temporada 2000/2001, el «Juve» participaba del Torneo Argentino B, un certamen extenso en cuantos a sus fases.

En la génesis del Torneo, Juventud formó parte del Grupo B de la Región Cuyo junto con Sp. Peñarol de San Juan, Pacífico de Gral. Alvear, Dep. Guaymallén de Mendoza y Villa Atuel de San Rafael.

Al cabo de la misma, Peñarol, Pacífico y Juventud, como mejor tercero, accedieron a la siguiente etapa para militar en la Zona 2 donde enfrentó a Centenario, San Martín de Monte Coman y al «Albinegro» de Gral. Alvear.

Gracias a esto se metió en la Tercera Fase para jugar en la Zona B junto con Pacífico, Estudiantes de Río Cuarto y Sp. Estudiantes con quien jugaría uno de los clásicos más importantes de la historia del fútbol puntano.

Juventud y Estudiantes de Río Cuarto iban a ser los mejores de la Zona y por eso accedían a la Zona 1 de la Cuarta y última Fase junto con el propio «Celeste» del Sur cordobés, Sporting de Punta Alta y Guillermo Brown de Puerto Madryn.

Aquí, el equipo puntano se mostró sólido logrando triunfos claves que marcarían el destino como dos triunfos y un empate como visitante. Fue 1-0 ante Estudiantes y Guillermo Brown y un empate 1-1 en Punta Alta.

Además, el Auriazul lograba sendos empates en casa con el «Celeste» sin goles y 1-1 con Sporting.

La consagración fue un día como hoy, un 10 de junio del 2001 por la sexta y última fecha de la Fase ante los de Madryn.

En un Mario Sebastián Diez que desbordaba de público y de ilusiones, Juventud salía a cancha con Adrián Arnó; Juan Yanzón, Fabio Gimenez, Gustavo Roldan y Luis Ordoñez; Rito Gutierrez, Ariel Quiroga, Ernesto Fullana y Marcos Fernandez; Daniel Aguado y Julio Parejo.

El partido comenzó siendo muy desprolijo, digno de una final, pero que encontró diferencias a los 35 minutos con Daniel Aguado abriendo el marcador.

Tras el descanso, los de Madryn inclinaron la cancha y enmudecieron al «Bajo» a los 37 minutos a través de un remate cruzado de Bruno Oviedo.

Sin embargo y cuando todos seguían por radio lo que pasaba en Punta Alta con Estudiantes de Río Cuarto, en el «Bajo» todos acompañaban en su corrida a Ricardo «Chicha» Bustos que, tras un tremendo enganche y a dos minutos del tiempo reglamentario, fulminó a Luis Torres para volver a ilusionarse.

Las gargantas explotaban, muchos lloraban y lo siguieron haciendo porque, tres minutos más tarde y de penal, Julio Parejo, sentenciaba el 3-1 final.

La temporada 2000/2001 del Torneo Argentino B será una de las más recordadas por el fútbol puntano y claro, por el mundo Auriazul.


Nota: Gustavo Falduti   Colaboración: Adrián Arno