Será en el Jockey Club de Río Cuarto con un programa de trece carreras. Desde el lunes, San Juan habilita la misma disciplina.

Después de 103 días, un hipódromo argentino vuelve a celebrar carreras y el que marca el camino es Río Cuarto, con un programa de trece cotejos, desde las 10.30.

Habrá tres pruebas concertadas y las otras 10 serán no computables, incluidos el Handicap Alberto Cecchini – In Memoriam (1400 metros), para caballos desde los 3 años, y el Especial UTTA (1300), para productos de 2 años.

El último escenario en ofrecer competencia fue La Plata, que tuvo reunión el 17 de marzo, antes de que la cuarentena por el coronavirus, que no afecta a los purasangres, obligara a detener la actividad.

Aprobados los protocolos y con la habilitación del CEO cordobés, la jornada se desarrollará con la presencia únicamente de caballos, profesionales (jockeys, entrenadores y peones) y empleados esenciales de la propia villa hípica de Río Cuarto. Sin espectadores allí, las apuestas serán canalizadas mediante las agencias habilitadas en algo más de 80 localidades de algunas provincias y también por medio de una aplicación del Jockey Club local.

En simultáneo, el hipódromo de San Juan recibió la comunicación de que el turf estará entre las actividades que podrán reanudarse en esa provincia desde este lunes.


Fuente: La Nación