Un 28 de junio de 1925 se fundaba en San Luis el Club Gimnasia y Esgrima con Perazzo, Flores, Ponticelli y Ruffa siendo los estandartes. Veinticinco años después, se produciría la alianza con Pedernera para escribir por siempre la sigla GEPU.

Un día como hoy, hace 95 años, en un San Luis con calles de tierra, con la Casa de Gobierno en la Plaza Principal (hoy Plaza Independencia), con la Catedral mostrando un solo campanario y con la «Cancha Colón» siendo el epicentro de toda actividad deportiva, nacía el Club Gimnasia y Esgrima.

Fue un impulso por parte de Emilio Perazzo, Raúl Ruffa, Domingo Flores, entre otros que afincaron la institución en un terreno cedido por el Gobernador Zavala Ortiz ubicado en las calles Tomás Jofré y Rivadavia.

Cancha de básquet en Tomás Jofré y Rivadavia donde hoy sobresale el Estadio Emilio Perazzo. Foto: José La Via/AHP

Su nombre indicaba las principales actividades deportivas que allí se practicaban y al aire libre. La esgrima, por su parte, alternaba sus combates en el «coqueto» Club Social ubicado en la esquina de San Martin y Belgrano.

Evento de Esgrima en Tomás Jofré y Rivadavia. Una dama, luce un camisa identificatoria con el club Olimpia. Foto: José La Via/AHP

Un par de años tras su fundación y con Domingo Flores como principal impulsor, Gimnasia y Esgrima sumaba una nueva alternativa deportiva, el tenis, una disciplina de «alta sociedad» donde se destacaba Mario Ponticelli, comerciante y corresponsal del Diario La Nación.

Flores-Ponticelli, principales animadores del tenis. Foto: José La Via/AHP

En la década de los 40, en San Luis también se practicaba el básquet y el principal animador era el Club Olimpia que, al quedarse sin su sede, ubicada a metros del Club Social porque allí el Ejército Argentino construiría su edificio departamental, decide hacer las veces de local en el predio de Gimnasia y Esgrima, una idea que con el pasar de los años le trajo sus buenos frutos.

Olimpia haciendo las veces de local en el predio de Gimnasia. De fondo, el por entonces, único campanario de la Iglesia Catedral. Foto: José La Via/AHP

Una década más tarde a Gimnasia y Esgrima le llego una interesante propuesta. El Club Pedernera, una novicia institución que contaba con un gran predio en las calles Centenario y Riobamba donde se practicaba el fútbol y casi sin éxito el ciclismo, proponía una «alianza» aprovechando la masa societaria de uno y las grandes instalaciones del otro.

Es así que ambos clubes se ponen de acuerdo y al trato le dan por nombre Gimnasia y Esgrima Pedernera Unidos, GEPU.

Han pasado 95 años de vida y en ella momentos de gloria como los títulos en la Liga Nacional de Básquet vistiendo sus colores las principales figuras locales, nacionales e internacionales haciendo vibrar su estadio, el Emilio Perazzo y el «flamante» Estadio Provincial Ave Fénix.

Plantel de GEPU que conquistó la Liga Nacional 92/93. Foto: Archivo

La pelota vasca, en la Argentina ya conocida como Pelota Paleta, encontró en GEPU su espacio con la construcción del Trinquete Constantino Hissa donde, entre otros, nacieron deportivamente los múltiples campeones nacionales y medallistas panamericanos Alfredo, Gabriel y Jorge Villegas que fuera reinaugurado en el 2017.

Trinquete Constantino Hissa

 

GEPU contaba con dos piletas, una en cada predio, un verdadero lujo para cualquier institución pero que hoy están ausentes siendo reemplazadas por un «complicado» proyecto inmobiliario y por una venta que le dio al club una inyección determinante, la cancha de hockey por el que pasó una «Leona», Soledad García.

Bajo la conducción de Pedro Canali y una eficiente comisión directiva, GEPU tuvo un crecimiento exponencial logrando que «ese rústico velódromo» del club Pedernera pasara a ser el Estadio Panorámico, el primer campo de juego para la práctica del fútbol de la provincia en contar con piso sintético y el primero en poner en funcionamiento el sistema educativo denominado Escuela Generativa.

La gimnasia aún está presente pero no así la esgrima. Sin embargo, GEPU es una institución que ha logrado, en 95 años, un sentido de pertenencia en todo puntano y eso es más que importante. Salud, Lobo!!.


Nota: Gustavo Falduti   Fotos: AHP-DSL