El experimentado DT falleció luego de varios años de darle pelea a un ACV que le dejó fuertes consecuencias. Había sido internado en grave estado en una clínica de Belgrano en febrero de este año. El fútbol argentino se unió para ayudarlo económicamente y ahora lamenta su pérdida.

El fútbol argentino se llenó de tristeza. Este lunes, Osvaldo «Chiche» Sosa falleció tras luchar durante varios meses contra una neumonía severa. El experimentado DT, de 72 años, había sufrido en 2013 un ACV, que lo había dejado con muchas consecuencias de salud y en febrero de este año había sido internado de urgencia. Un hombre con una personalidad fuerte y con el barrio en la sangre, dejó su sello adentro y afuera de la cancha. Comenzó su aventura dentro del mundo de la pelota, en Almagro, después llevó su fútbol a Argentinos Juniors y su huella quedó también grabada en la memoria de Independiente.

Su carrera como entrenador lo llevó por todas las categorías y lo ubicó como uno de esos conductores a los que le gustaba «el buen fútbol». Almagro nuevamente fue su paso inicial como entrenador, pero después tuvo ciclos en Tigre, Huracán, Colón, Deportivo Armenio, Deportivo Mandiyú, Racing, Independiente, Chacarita, Lanús, Quilmes y Atlético Tucumán.

Sosa se corrió del mundo del futbol cuando en 2013 sufrió un ACV y en febrero de 2020 fue internado en la Clínica Zabala, ubicado en Cabildo 1295, en el barrio Belgrano, por un cuadro de fiebre alta y neumonía. «Chiche» Sosa, antes de la internación se manejaba a través de una silla de ruedas y hablaba por señas.

Algunos familiares, que estaba en pareja con Ana, con quien tuvieron a Lautaro, de 16 años, había contado que Sosa estaba evolucionando y que estaba feliz por la ayuda que recibió en las redes sociales desde que se conoció la internación de Chiche. El ex entrenador sufrió este ACV meses después del fallecimiento de su hijo Leandro en un accidente automovilístico en México.


Fuente: La Nación