El bicampeón panamericano se sintió discriminado tras el anuncio del regreso de los entrenamientos de fútbol y por eso salió con su bote por el delta del Tigre,

En un primer momento la decisión del Gobierno Nacional de decretar la cuarentena temprana a partir del 20 de marzo parecía alcanzar una aprobación unánime desde todos los sectores de la sociedad y cerrar la profunda grieta que atraviesa el país desde hace muchos años pero el tiempo pasó y cada día hay más voces disidentes entre políticos opositores, empresarios, comerciantes y deportistas, como es el caso del remero Ariel Suárez, quien explotó en sus redes sociales tras el anuncio del regreso de los entrenamientos de los equipos de fútbol de Primera División para el 10 de agosto.

«Pase lo que pase, desde el lunes pienso salir a entrenar todos los días como el fútbol. No voy a permitir que mi deporte se extinga. Si permiten a los futbolistas pues también al resto de los deportes olímpicos que tenemos el mismo derecho», escribió enojado en su cuenta de Twitter.

Y cumplió. El múltiple medallista panamericano, que además fue diploma olímpico por su actuación en Londres 2012, volvió a entrenar después de 144 días por el Canal Villanueva en el partido de Tigre. Prefectura le labró un acto por romper el Aislamiento Obligatorio.

 


Nota: Redacción