Un 16 de octubre de 1996 en el ex Estadio Olímpico de la Revolución en Guatemala, producto del aplastamiento, mueren noventa y un espectadores.

Un día como hoy en 1996 con motivo de un partido entre Guatemala, la selección local, y la de Costa Rica, una sucesión de negligencias provocaban la «Tragedia del Mateo Flores».

El plan de remodelación del Estadio Olímpico de la Revolución lo transformó en el Estadio Nacional Mateo Flores en honor a Doroteo Guamuch Flores, ganador de la Maratón de Boston en 1952.

Una de las modificaciones fue agregar una pista olímpica perimetral que obligó a reducir los pasillos delanteros y algunas hileras de butacas de las tribunas, esto redujo la capacidad del estadio y las vías de escape hacia el campo de juego.

Un 16 de octubre de 1996, Guatemala buscaba un lugar para el Mundial FIFA Francia 98, debía jugar contra Costa Rica, la gran expectativa aseguraba que se venderían todas las localidades.

Si bien el estadio tenía una capacidad de 45.000 espectadores, la CONCACAF habilitó la venta de 38.000 para evitar problemas.

Sin embargo minutos antes del inicio del encuentro se notaba que el estadio estaba al máximo de su capacidad, y la policía informaba que afuera aún había mas de 10.000 personas con entradas que pugnaban por ingresar.

Los indignados espectadores que no podían ingresar vieron la oportunidad de hacerlo por un túnel que llegaba directo a las gradas de la General Sur del estadio.

Cuando miles de personas burlaron los controles e ingresaron violentamente a la tribuna que ya estaba repleta, arrastraron a los espectadores contra la reja que divide la tribuna del campo de juego.

El saldo fue de 91 muertos por asfixia y mas de 200 heridos por aplastamiento, convirtiéndola en la quinta tragedia en ocasión de un espectáculo deportivo de la historia.

La tragedia en el Estadio Mateo Flores en 1996 y su impacto en Costa Rica

Ante semejante escena, jugadores del seleccionado local como así también de Costa Rica, ayudaron en la asistencia al público.

Cuando la investigación abrió las cajas donde se guardaban los tickets cortados se comprobó la existencia de mas de 7.000 falsificados.

Solidaridad. Ante la magnitud de la tragedia, los integrantes de la Selección Nacional de Costa Rica actuaron de inmediato en auxilio de las víctimas. Jafet Soto, Wílmer López, Juan Carlos Arguedas y Alexánder Madrigal, trasladan a una persona herida en la pista del Mateo Flores.

Se determinó que al estadio habían concurrido mas de 60.000 personas y que la escasa iluminación en los accesos hacía imposible a los controles detectar las entradas falsas.

No hubo condenados por el hecho ya que la justicia caratuló el caso como «Delito de muchedumbre» lo que hacía imposible una acusación nominal.


Nota: Redacción