Su nombre es Alexis Matteo, de su currículum debemos obligadamente resaltar que fue ayudante de Pena en el Federal A con San Martín de Tucumán, misma categoría que está Juventud (no fue ayudante de Holan ni de Martíno, fue ayudante del «tomatito»).

Decía resaltar esa tarea de ayudante por que su experiencia como técnico fue solamente dos períodos en Circulo Deportivo Nicanor Otamemdi. En una logró el ascenso desde el Regional y otra fue la reciente donde terminó último en la misma zona que Juventud.

Me cuesta tanto entender sobre la diferencia de estos técnicos frente a los locales, me cuesta tanto entender cuál es o cuáles son los motivos de nuestros dirigentes para que al final del camino se decidan por darles primeras oportunidades a técnicos que no son de San Luis y que en los papeles pesan muchísimo menos.

Siento que muchas veces somos tan generosos hacía afuera y tan egoístas hacía adentro, entonces me pregunto: ¿Cuál es el perfil que tienen ellos y que no pueden crearle a los nuestros? ¿Qué es lo que tienen y que nosotros no tenemos?

Me queda la sensación que desde el mánager de Juventud la prioridad la tienen los de la vereda de enfrente y en caso de que, si el rancho se prendiera fuego, buscamos a los bomberos de la casa. Esa es su táctica, aplica a jugadores también.

Ojalá los resultados acompañen a Matteo y Juventud pueda ir a la carga por el ascenso que tanto anhelamos, ojalá pueda lograrlo, por el bien del barrio y del hincha que tanto lo necesitan.

Mientras tanto, seguiremos esperando que una obra mágica y divina se incline algún día por los de San Luis en la elección de un próximo técnico.

Hoy Matteo está al frente y estaremos allí apoyando su labor por la sonrisa de Juventud.