Otra semana más del 2021 que se va del calendario anual y ya pasó mucho más de un año desde el último partido que jugaron nuestro clubes por el torneo oficial.

Aunque, hubo una pausa obligada que generó la pandemia en el mundo del fútbol, hoy la paralización en nuestra Liga parece eterna.

Genera envidia leer las noticias nacionales que se escriben sobre la vuelta de este deporte en otras provincias que, apenas tuvieron la oportunidad de volver bajo un protocolo, lo hicieron de inmediato y que decir cuando mencionan la afirmación sobre el regreso del público a los estadios.

Tampoco se puede dejar de mencionar que en otras ciudades provinciales ya tienen fecha estipulada para volver a jugar a la pelota.

Sostengo que se debe hacer hincapié absolutamente en ayudar y sostener a los clubes que más perjudicados quedaron luego de esta crisis. Esto se puede lograr creando torneos basados directamente en ayudar a solventar gastos y promover la ganancia económica para estas instituciones.

No olvidemos que, para un club, poder abonar los gastos que deben afrontar jugando en condición de local y sin tener ventas de entradas, sería casi imposible.

Considero que los miembros de nuestra Liga deben salir a golpear puertas y solicitarle ayuda a esos que cuando necesitan salir en la foto, son los primeros sonriendo al flash de la cámara.

Creo que, ahora en las malas, deben asistir a los clubes de San Luis y pregonar verdaderamente por el crecimiento de nuestro deporte.

Reitero, para salir adelante debemos trabajar creando planes, estrategias, planificando torneos que mezclen competencia, motivación, atracción y sobre todas las cosas, ganancias económicas.

Hay que atraer ideas, sumarlas y ejecutarlas. Aprender a escuchar para construir.

Me resulta ilógico pensar que en nuestra Liga no estará aprobado el ingreso del público y nadie luchará por ello, cuando es de gran conocimiento la escasa asistencia de hinchas a los escenarios locales. Por eso mismo y teniendo en cuenta los estadios de gran magnitud que poseemos, la buena situación epidemiológica y el gran nivel de juego, sostengo que se debe hacer un gran trabajo para poder encaminar de la mejor manera y salvar de la fundición a nuestro fútbol.

También se debe mencionar que la mismísima Liga no la construyen solamente sus dirigentes sino que también todos los clubes en general.

Sin embargo, realmente es difícil y casi imposible salir adelante como plaza futbolística y regresar a la actividad cuando, a pesar de todos los problemas, no menos de diez delegados participen en las reuniones que se brindan en la Liga.

Entonces, supongo que se debe exigir mas compromiso, seriedad y responsabilidad para con nuestro fútbol y el ente organizador para lograr hacerlo más profesional cada día y el que no pueda que se «baje del barco».

Pienso que, plasmando fechas exactas ante alguna competencia, haciendo cumplir diferentes normas y creando un sistema de competencia mas exigente, lograremos tener un fútbol y un organismo más profesional.

Es clave que los clubes cumplan con estas premisas desde las categorías infantiles porqué, de esa manera, crearemos un camino mas ambicioso para los que vienen de atrás, abriremos puertas y les dejaremos una Liga y un deporte un poquitito más motivador.

Me parece que es el momento de cambiar la historia y si los que están no pueden que le den la posibilidad a los jóvenes que llegan con otras ideas y mentalidades. No son dueños de los clubes, todos estamos de paso, solamente la institución y sus colores quedan para siempre.