La decisión del Gobierno de Kim Jong-un se sustenta en la necesidad de «preservar la salud pública de los deportistas». Será la tercera vez que el país asiático no participa de un Juego Olímpico. 

Corea del Norte resolvió este martes no participar de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, que se realizarán desde el 23 de julio al 8 de agosto, con la intención de «proteger a sus atletas» y no exponerlos al contagio de coronavirus.

La decisión del Gobierno de Kim Jong-un se sustenta en la necesidad de «preservar la salud pública de los deportistas», según indicó el espacio DPRK (Democratic People’s Republic of Korea) Sports, un órgano de comunicación estatal especializado en asuntos deportivos.

El Comité Olímpico de la RPDC (República Popular Democrática de Corea) mantuvo «un encuentro virtual, a través de una videoconferencia, con miembros del comité y funcionarios deportivos en marzo pasado», en Pyongyang, según reportó DPRK Sports

De acuerdo a lo expresado por la Embajada Rusa en Pyongyang, el Gobierno norcoreano presume «un éxodo de extranjeros» a causa de la pandemia del coronavirus.

Los Juegos Olímpicos de Tokio, pautados originalmente para el 2020, se desarrollarán entre el 23 de julio y 8 de agosto venidero en la capital japonesa.

Esta será la primera vez que Corea del Norte le dice no a unos JJ.OO., desde 1988, cuando boicoteó la cita en Seúl, la capital de Corea del Sur. Cuatro años antes, en 1984, tampoco había acudido a Los Angeles.

Hace dos años aproximadamente, los líderes políticos de las dos Coreas acordaron trabajar «en conjunto» para intentar albergar los Juegos Olímpicos de verano en la edición 2032.

El Gobierno de Kim Jong-un resolvió «cortar casi todas las relaciones con el mundo exterior en 2020 con el propósito de evitar afluencia de casos de coronavirus».

Corea del Norte no reportó números significativos de un brote de coronavirus, aunque los expertos «dudan de la versión» de Pyongyang respecto de la inexistencia de casos de COVID-19 en la capital del país.

«Diplomáticos extranjeros y trabajadores de la salud abandonaron en masa durante los últimos meses la ciudad capital», según indicó un informe de la embajada rusa en Pyongyang.